Los nuevos turnos del personal de limpieza de Son Espases impiden la conciliación laboral y familiar

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT, FeSMC-UGT, ha denunciado este viernes que la imposición de cambios sustanciales en las condiciones laborales a las limpiadoras de Son Espases agravarán la precariedad de sus ritmos de trabajo e impedirán conciliar.

FeSMC-UGT ha explicado que la modificación de los turnos de limpieza de Son Espases se ha implantado este mes de febrero para cumplir las ratios presenciales durante los fines de semana establecidos por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Balears.

La concesionaria de limpieza CHUSE no atendió ninguna de las propuestas de los representantes de los trabajadores durante la negociación de los cambios, y ha elaborado unos cuadrantes de trabajo que modifican los turnos de casi la totalidad de la plantilla.

Así, los turnos impuestos obligan al personal de limpieza de Son Espases a trabajar todos los fines de semana excepto uno al mes, cuando hasta febrero era a la inversa, no respetan los descansos entre turno y turno, ni los marcados por convenio entresemana.

“Los cuadrantes de este mes impiden que las personas que limpiamos el hospital de referencia de Baleares podamos conciliar nuestra vida laboral y familiar, y pueden ser discriminatorios porque no afectan a la totalidad de la plantilla”, ha asegurado Eva Pimpollo, delegada de limpieza de UGT en Son Espases.

Pimpollo ha manifestado que la plantilla de limpieza del hospital de referencia “no puede soportar más la presión” a la que se ve sometida, y que está infradotada de personal desde que dejó Son Dureta.

Ha añadido que el aumento del personal para hacer frente a los protocolos de la Covid es “totalmente insuficiente”, lo que impide su “cumplimiento estricto”, y se ha quejado también de que faltan equipos de protección.

La FeSMC-UGT ha insistido en que CHUSE debería ampliar las contrataciones para que el cumplimiento de las ratios de personal marcadas por el TSJIB “no castigaran aún más” la salud de la plantilla.

“Las trabajadoras de la limpieza de Son Espases hemos tratado de dar un buen servicio de limpieza a pesar de las carencias, y no hemos visto nunca que la empresa lo haya valorado. No merece el personal que tiene”, ha concluido Pimpollo.